martes, 22 de octubre de 2013

Casa nueva


He estado ocupadísima y cansadísima dándole forma y color a ésta casa vieja y grande que es ahora nuestra casa. Casa nueva, vieja casa, casona cayéndose en cantos y cosumiéndome a cántaros la energía y la vida.

Pero también hemos empezado en escuela nueva, y en la nueva rutina de la vida escolar. Viajando en bicicleta y remolque a la escuela charter del vecindario de el lado. Colinda la escuela con un hermoso parque al que no hemos ido desde que nos mudamos, el Prospect Park. Y remolcando de ida, y remolcando de vuelta cada mañana y cada tarde. Sigo cansada.


Trabajo adentro, labores del jardín, un garaje lleno aún de cajas polvorientas de mudanza. Madera rota, goteras, tuberías viejas. Polvo que de las escoba regresa justo al pundo de terminar de limpiar.

Pero hemos decidido parar de arreglar (dejando una lista interminable) y comenzar a vivir. Nos disponemos ahora a vivir (no arreglar) nuestra casa y espero poder pronto compartir aquí nuestras vivencias.






1 comentario:

Ana María Cabreira dijo...

Felicidades por la casa nueva! y que buena idea empezar a vivir en vez de sólo arreglar... cuando tengas energía denuevo puedes vivir un poquito, arreglar un poquito :p